EN AMERICA LATINA: ¿LOS GOBIERNOS DE IZQUIERDA CONDUCEN A VENEZUELA? (2)

En América Latina desde hace tiempo los Partidos Comunistas oficiales (los de orientación soviética o china) dejaron de tener protagonismo en las lides electorales. Solo permanece en Cuba, aun cuando es preciso recordar que la Revolución Cubana tuvo su origen en el Movimiento 26 de Julio liderado por Fidel Castro, quien en 1959 tomó el poder y en 1961 se declaró marxista leninista. Como señala la prestigiosa historiadora Eveling Ling de la Universidad Lund en Suecia:

“Lo decisivo en el acercamiento a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y la proclamación de la revolución como marxista-leninista fue por necesidad, ya que Estados Unidos intentó impedir la independencia económica (de Cuba)”.

Fuente: Nota de la BBC

Desde 1990 emergieron movimientos de izquierda con resultados diferentes. En ese año Venezuela con Hugo Chávez fue el primer país donde la izquierda obtuvo el poder y durante esa década fue el único país de América Latina en esa situación. Posteriormente Nicolás Maduro tomó la posta con resultados harto conocidos por lo que no es necesario mayor comentario.

Fue recién en 2002 que otro partido de izquierda llegó al poder: El Partido de los Trabajadores con Lula en Brasil. Sin embargo al término de su mandato, no se cumplieron los presagios de que el dirigente sindical Lula convirtiera la economía de este país en uno similar a Venezuela.

Siguiendo con la cronología, en el 2004 el Frente Amplio con Tabaré Vásquez ganó las elecciones en Uruguay y tampoco la economía de este país oriental terminó asemejándose a la venezolana.

En el 2005 el MAS con el líder cocalero Evo Morales ganó las elecciones en Bolivia y los resultados sorprendieron a tirios y troyanos. Si desea ver como evaluaron este proceso dos cadenas europeas importantes (hacer click): inglesa y alemana. En definitiva la izquierda en Bolivia no solo tuvo resultados diferentes de Venezuela, sino los obtenidos fueron precisamente lo contrario.


En el 2006 el Partido Socialista de Michelle Bachelet y Avanza País de Rafael Correa llegaron al poder en Chile y Ecuador respectivamente. Al término de sus respectivos mandatos, era consenso que la economía de esos países no se encontraba en condiciones similares a la economía venezolana.

También en el 2006, el Frente Sandinista de Liberación Nacional con Daniel Ortega ganó las elecciones en Nicaragua. El gobierno de Ortega desde entonces ha tenido serios problemas políticos, pero sin llegar al descalabro económico de Venezuela.


En el 2008 el Frente Patriótico para el Cambio con Fernando Lugo ganó las elecciones en Paraguay y tampoco se deterioró la economía paraguaya.

En el 2009 el Frente Amplio con José Mujica y el Frente Farabundo Marti con Mauricio Funes, que tienen como denominador común el haber sido organizaciones guerrilleras, ganaron las elecciones en Uruguay y El Salvador, sin que se produzca en sus respectivas economías el anunciado descalabro a la venezolana.


En el 2010 nuevamente el Partido de los Trabajadores con Dilma Rouseff ganó las elecciones en Brasil, atravesando problemas políticos pero sin que su economía desembocara en el temido ejemplo venezolano.

En 2011 la coalición Gana Peru con Ollanta Humala ganaron las elecciones en Perú. Como ocurrió en procesos electorales de los demás países, la campaña electoral estuvo marcada por las denuncias que Perú se convertirá en Venezuela, sin embargo ello no ocurrió, pues al término de su mandato lo sucedió en el poder Pedro Pablo Kuczynski con el cual se iniciaría uno de los periodos de mayor inestabilidad política en este país.

En Argentina los esposos Kirchner ganaron las elecciones en 2 oportunidades, siendo reemplazados por Mauricio Macri, y han recuperado nuevamente el poder con Alberto Fernández a fines del 2019 . El problema básico de este país es la inflación, que a Abril del 2021 ascendía ya al 17%. Aún con este problema el caso argentino dista de mostrar resultados comparables a la venezolana.

En México desde el 2018 MORENA con Andrés López Obrador gobierna este país. Las próximas elecciones serán en el 2024. Sin embargo AMLO al mes de Abril del 2021 tiene una aprobación del 61% y su economía dista de los presagios de la derecha de ese país que pronosticaban que México sería la nueva Venezuela.


Finalmente en Panamá actualmente gobierna el Partido Revolucionario Democrático con Laurentino Cortizo, que es heredero de Omar Torrijos, la figura emblemática de la izquierda panameña. Asimismo desde el 2020 gobierna en la República Dominicana el Partido Republicano Moderno con Luis Abinader Corona.

En resumen

Son 14 países en los que la izquierda latinoamericana ha llegado al poder. Los más antiguos son Cuba y Venezuela que datan de 1959 y 1990. En los otros 12 países donde la izquierda ha llegado al poder, han tenido como común denominador:

1. Una vez terminados sus mandatos, han dejado la banda presidencial al partido ganador en la elección siguiente. En algunos casos han sido reelectos inmediatamente, o han vuelto al poder después de algunos periodos. El caso de Nicaragua debido a la dictadura de Ortega, es la excepción que justifica la regla

2. Las campañas presidenciales, estos partidos fueron acusados de tener a Cuba y Venezuela como sus referentes ideológicos, y que por ello en caso de ganar las elecciones, llevarían a sus respectivos países al descalabro económico que hoy muestra Venezuela. Estas hipótesis han sido negadas por la realidad.

Las experiencias de los partidos políticos de izquierda en los países aquí mencionados, han sido diversas y condicionadas por las características económicas y políticas de cada uno de ellos.

El objetivo de este artículo no es plantear que el modelo de alguno de estos países sea el ideal a seguir.


La hipótesis de trabajo planteada en forma de pregunta al inicio de este artículo es : ¿El triunfo de los partidos de izquierda en los países de América Latina conducirán inevitablemente al desastre económico de Venezuela?. La revisión realizada permite afirmar que esta hipótesis es negada por la realidad.

Para finalizar comparto una experiencia personal. En la década pasada he tenido oportunidad de viajar a la mayoría de países señalados en este informe, no como turista sino como viajero que trata de comprender el sistema económico y político de los países visitados. Las excepciones son Venezuela, El Salvador y República Dominicana, aun cuando tengo la esperanza de conocerlos cuando las circunstancias y la pandemia lo permitan.


Por ello he podido comprobar “in situ” la falsedad de la tesis esgrimida por los grupos de poder: “Que el triunfo de un partido de izquierda conduce inevitablemente al descalabro económico que hoy muestra Venezuela. No es asì. Venezuela es la excepción y no la regla“.

Hasta la próxima entrada.